back to top

The World According to Federico Uribe

 The World According to Federico Uribe, an installation by Federico Uribe, was coordinated with assistance from Adelson Galleries, Boston, and Woodson Art Museum curator Andy McGivern.
Federico Uribe has been exhibiting in museums and galleries worldwide. For the Woodson Art Museum, Uribe creates a large-scale, site-specific, walk-in environment – thought-provoking, yet brimming with whimsy and joy. The exhibition at Woodson Museum of Art with nearly 28.000 visitors has broken the museum’s previous attendance records and will be the highest attended exhibition in the Woodson Art Museum’s history.

Se dice que el arte necesita ser experimentado en persona. Una foto no transmite el mismo impacto. Esa idea se duplica para las esculturas de Federico Uribe, que usa objetos comunes para crear algo completamente diferente. Su trabajo ha estado en exhibición desde el 2 de junio en la última exhibición del Museo de Arte de Woodson,  El mundo según Federico Uribe . Esto no es una exposición típica. Uribe pasó varios días en Woodson creando una instalación específica para el sitio, un paisaje para sus esculturas de flora y fauna.

Una jirafa hecha de pequeños lápices salta de la pared; Los caballos y las cebras construidas con cuero y correas de madera parecen galopar; Un armadillo hecho de balas podría correr bajo sus pies. Es fácil olvidar los objetos comunes que hacen estas esculturas. Y ese es su objetivo, dice Uribe en una entrevista en el museo. “No quiero que la gente venga y piense: ‘Oh, qué gran técnica'”, dice Uribe. “Lo que debería suceder es que los objetos desaparezcan, y se convierta en el objeto que estoy haciendo”.

Uribe grew up in Bogota, Colombia. His career as an artist took him all over the world, and he has resided in Miami for the past 18 years. He spends hours in his studio, so absorbed in his work he often loses track of time. Uribe loves literature, and listens to audiobooks while he works. Some of his favorite authors: Salman Rushie, Umberto Eco, and Philip Roth. So it’s ironic that he considers books one of the most difficult objects to work with. In the still-in-progress installation, an examination of a tree reveals that it’s constructed of carefully cut and shaped books, including the pages and spines. “People make books out of trees, so I make trees out of books,” he says.

There’s no one way he creates his art; it depends on the situation. He likes working with bullets, and the incongruity of their destructive potential encapsulated in a beautiful shape hasn’t escaped his notice. The shoe company Puma once gave him a huge batch of shoes, and he once found a truckload of books for $100. Those objects have become animals and trees, respectively.

Uribe says there isn’t a “point” to his art—he doesn’t try to make social or political statements. But there is something to be said about someone creating beauty out of every day objects.

________________________________________

Se dice que el arte necesita ser experimentado en persona. Una foto no transmite el mismo impacto. Esa es una idea para las esculturas de Federico Uribe, que usa objetos comunes para crear algo completamente diferente. Su trabajo ha estado en exhibición desde el 2 de junio en la última exhibición del Museo de Arte de Woodson,  El mundo según Federico Uribe  . Esto no es una exposición típica. Uribe pasó varios días en Woodson creando una instalación específica para el sitio, un paisaje para sus esculturas de flora y fauna.

Una jirafa hecha de pequeños lápices salta de la pared; Los caballos y las cebras construidas con cuero y correas de madera parecen galopar; Un armadillo hecho de balas podría correr bajo sus pies. Es fácil olvidar los objetos comunes que hacen estas esculturas. Y ese es su objetivo, dice Uribe en una entrevista en el museo. “No quiero que la gente venga y piense: ‘Oh, qué gran técnica'”, dice Uribe. “Lo que debería suceder es que los objetos desaparezcan, y se convierta en el objeto que estoy haciendo”.

Uribe creció en bogota colombia. Su carrera como artista lo hizo todo el mundo, y residió en Miami durante los últimos 18 años. Pasa horas en su estudio, tan absorto en su trabajo que a menudo se pierde la noción del tiempo. Uribe ama la literatura y escucha audiolibros mientras trabaja. Algunos de sus autores favoritos: Salman Rushie, Umberto Eco y Philip Roth. Así que es un irónico que se considera un libro como uno de los objetos más difíciles para trabajar. En la instalación en el curso, un examen de un árbol se revela que está integrado con los libros cortados y en forma, incluidas las páginas y las espinas. “La gente tiene libros de los árboles”, dice.

No hay una sola manera en que crear su arte; Depende de la situación. Le gusta trabajar con balas, y la incongruencia de su potencial destructivo encapsulado en una forma hermosa no ha escapado a su atención. La compañía de zapatos Puma una vez le dio un gran lote de zapatos, y una vez un camión lleno de libros por $ 100. Esos objetos se han convertido en animales y árboles, respectivamente.

No hay que hacer declaraciones sociales o políticas. Pero hay algo que decir acerca de alguien que crea belleza con los objetos de cada día.

Foto por: RICHARD WUNSCH / WOODSON ART MUSEUM
Tomado de: http://www.thecitypages.com/entertainment/the-world-according-to-federico-uribe/

 

No Comments
Leave a Reply