back to top

Found Art: Federico Uribe’s Socks at the Brooks

El trabajo de Federico Uribe muestra la belleza de lo mundano.

Los calcetines de Federico Uribe están colgados en el Museo de Arte de Memphis Brooks.

Se encuentran entre los cientos de “hojas” de calcetines que cuelgan de su árbol de 25 pies de altura, que, después de casi un año en la rotonda del museo, serán retiradas el 11 de agosto. El árbol y otras creaciones de Uribe son parte de la serie Rotunda Projects del museo.

“Usé algunos de mis calcetines y los pantalones de mis asistentes, los calcetines de mis asistentes y [ropa de] personas que trabajan en mi estudio”, dice Uribe, quien nació en Colombia pero ahora vive en Miami.

¿Su idea? “Pensé en el árbol de la vida dura”.

La corteza del árbol está hecha de pantalones caqui. “De alguna manera, mi idea surgió de la idea de hacer un homenaje a las personas que trabajan con sus manos”, dice. “Trabajo manual.”

La mayoría de los calcetines son blancos de Goodwill. “Los pintamos de verde”, dice Uribe. “También, pantalones de Goodwill y Salvation Army. Calcetines nuevos. Pantalones usados”.

Su árbol también “habla sobre el vecindario y los proyectos”, dice.

Incluye zapatos, que representan los zapatos de los miembros de pandillas. “Si una pandilla toma territorio de otras pandillas, toman sus zapatos y los cuelgan en líneas eléctricas. Cuelgan los zapatos que le quitaron al enemigo”.

Uribe pintó cuando era más joven, pero, a medida que crecía, dejó de pintar y comenzó a “jugar con objetos”.

Sus primeras esculturas fueron hechas de “objetos muy pequeños: juguetes y cosas que encontré en las calles de México”.

Estos incluyen “tenedores de plástico, tetinas [biberón], juguetes, manos de muñecas”, dice.

Más tarde, comenzó a usar otros objetos. Hizo un paisaje con controles remotos. La pieza significa “una ciudad bajo control”.

Uribe también hizo una estatua con tornillos después de escuchar la expresión “ser jodido”. Hizo un burro con maletas, que llama  El Inmigrante . Uribe también creó animales caprichosos con balas y cartuchos de escopeta.

“Las escuelas de arte no te enseñan a hacer cosas”, dice Uribe. “Tienes que resolver eso. Tengo que crear mi propia técnica para cada objeto que creo.

“Para mí, todo es algo privado. Las personas lo entienden o no lo entienden. Realmente no me importa. Me hace sonreír cuando me doy cuenta de estas ideas”.

En cuanto a la fama y la fortuna, Uribe dice: “Realmente no me gusta la parte pública de mi vida. No me gusta en absoluto. Me gusta mi estudio. Me gusta en silencio. Escucho libros”.

Y, dice, “estoy interesado en ganar suficiente dinero para producir mis propios sueños y eso es todo”.

Uribe actualmente está trabajando en una escultura de una mujer, que está haciendo con instrumentos quirúrgicos. Se trata de “personas que tienen miles de cirugías plásticas pensando que se ven mejor”, dice. “Y se toman selfies y lo publican en Instagram y toda esta mierda. No es una crítica, solo un hecho de la vida”.

Él ve tanta cirugía plástica en Miami. “Culos, narices y cinturas falsos. Y todo fue construido por un médico. Entonces piensan que son felices”.

El título de la pieza será  Selfie Esteem .

Cuando no está trabajando, a Uribe le encantan las flores. “Las flores traen mariposas”, dice, “y las mariposas traen lagartijas”.

Uribe dice: “Trabajo con un propósito de belleza.

“Me gusta la idea de que las personas sonríen a mi trabajo cuando lo ven. No quiero enseñarle a la gente que la vida es difícil. Todo el mundo lo sabe. Estoy tratando de decirles que la belleza está ahí afuera. Hay belleza en balas, instrumentos médicos, controles remotos, tornillos. Hay belleza en todas partes si la estás buscando “.

 

tomado de: https://www.memphisflyer.com/memphis/found-art-federico-uribes-socks-at-the-brooks/Content?oid=21084065&fbclid=IwAR21uyebKHxW–N1fnsf9WbFcG2lYtb_1itQ-D871WKjLX

 
No Comments
Leave a Reply